Bienvenidos! Te invito a compartir un buen momento juntos. Si te gusta disfrutar del sexo, quedate en SEXOTLON! Gracias por tus mensajes y comentarios X. Bexxxos. EroticaMónica

18.8.14

500 japoneses follando




500 Japoneses follando! Una cámara con grua, acompañada de un buen equipo
de cámaras a pie, va grabando el momento, mientras que
un director de escena va dando instrucciones por un
megáfono... "Venga, ahora todos a sobar tetas"...
"Nenas, vuestro turno, a mamarla todas a la vez!!!"...
















































Y para los que me pidieron VENTA DE BRAGAS USADAS!


Burusera (????) es un tipo de tienda en Japón en donde las mujeres jóvenes venden sus bombachas usadas. "Buru" significa bombacha y "sera" significa marinero, que hace referencia al uniforme de marino utilizado por las escolares japonesas.

En estas tiendas también se vende otro tipo de ropa, como uniformes escolares, chaquetas escolares, trajes de baño escolares, etc. Estas prendas de vestir comúnmente vienen acompañadas por una fotografía auténtica de las chicas llevándola puesta. Los clientes son usualmente hombres japoneses que huelen o experimentan de algún otro modo con las bragas para obtener estimulación sexual como un tipo de fetichismo. En el pasado existían máquinas de venta que expedían paquetes de bragas usadas.



Namasera (????, Namasera?) es una variante de Burusera. "Nama" significa fresco. El concepto es el mismo que las burusera, pero los artículos aun siguen siendo usados por la mujer, que después se los quita y se los entrega directamente al comprador en el punto de venta.

El precio de un par de bragas puede rondar entre los 5.000-10.000 yen (50 y 100 dolares).

Muchas estudiantes que no han cumplido la mayoría de edad participan en la venta de sus bombachas, ya sea mediante las tiendas burusera o utilizando lugares de teléfonos móviles para vender directamente a los clientes.

En el 2004 muchas mujeres menores de edad (llamadas kagaseya) se vieron obligadas a abandonar la práctica por razones legales y tuvieron que dejar que sus clientes olieran entre sus piernas mientras llevaban las bragas puestas. Otras decidieron dejar sus bombachas para ser vendidas junto a una fotografía de ellas mostrándolas puestas.

El fetiche de las bombachas no es único de Japón, pero es el único país en donde se ha institucionalizado a tal grado.


GRACIAS POR TUS COMENTARIOS
Bexxxos
Monica



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada