Bienvenidos! Te invito a compartir un buen momento juntos. Si te gusta disfrutar del sexo, quedate en SEXOTLON! Gracias por tus mensajes y comentarios X. Bexxxos. EroticaMónica

25.11.11

Monica...Con una chanchita (Audio)

Fela es una mujer muy blanca que no habla español. Tiene a todos los hombres de la oficina embobados con su singular belleza. No es de las imponentes, sino de las exóticas, de grandes tetas y un culo descomunal. Y un vello sin depilación digno de record Guiness .
Sobre sus axilas asoma sin discreción, no quiero pensar como será su entrepierna. Quiza sea eso lo que guste a los hombres.
Peludas o peladas, ahi esta el quit de la cuestión.
Con Federico siempre tuvo onda desde que comenzó a trabajar en la limpieza de las oficinas.
Él me cuenta que muchas veces tiene miradas indiscretas cuando se acerca a su escritorio para quitar el basurero o acomodar sus papeles o pasar la franela para sacar el polvo con ese aerosol de rico perfume.
Le contó que su nombre es Fela (un nombre polaco) y todo parece intensificar - hasta su nombre - los ratones que los hombres tienen con ella.
En algunas ocasiones se agacha para recoger alguna papelera o limpiar y ellos aprovechan para no sacarle sus ojos de encima, pues en esa posición, con tan genial vista panorámica de su culo, tapado por unas grandes bragas blancas, y que su corta bata-vestido no logra cubrir, quien es, el que puede dejar de mirar.
A veces, la bombacha se le incrusta entre la raja de sus nalgas y más parece una tanga que una braga.
Eso se debe a los movimientos que ejerce la inmensidad de su culo, que por grandes que fueran las bragas no pueden abarcarlo en su totalidad.
Pasan los días y mi mente calenturienta no para de planear, como podrían beneficiarse con esta mujer que, pese a no ser espectacular, tiene todo lo que hace que los hombres se pongan a mil.

El desencadenante fue que en pleno plan de festejo de fin de año se estropeó el aire acondicionado y, mientras se reparaba, trabajamos en condiciones calamitosas.
Fela no paraba de sudar y esos mínimos acercamientos se fueron convirtiendo en insoportables para la calentura de mis compañeros de oficina, y se sumaba a lo visual los efectos de un intenso olor corporal.
Todos diran que a los hombres le gustan limpias, perfumadas y depiladas, pero esta mujer será la excepción que confirma la regla. Y hablando de regla no quiero ni pensar como será en "esos femeninos días"
Los hombres dicen que se siente el olor a hembra, y es lo que ellos sienten cuando Fela se acerca.
Su olor es todo sexo, fuerte pero no rancio argumentan, los que ya la hacen suya en sus más intimas fantasias .
Si hasta el cadete conoce el baboseo generalizado que tienen con ella y ya la detiene para preguntarle alguna banalidad argumentando que con él , es más compañero de trabajo que con los otros.

En su deficiente español Fela le preguntó : "Te gusta?" a Leandro, el jefe de redacción más circunspecto y atildado, mientras él le miraba el escote (dijo creer que no lleva sostén).Ël se quedo paralizado, y sin saber como reaccionar esbozó un tímido, sí.
El hielo se había roto y sin mediar palabra acercó su cara a sus pechos apretándola contra sus tetas.
Ella instantáneamente abrió su vestido-bata mostrándome los pechos.
Son muy blancos, algo caídos por el tamaño y con una gran aureola que adorna un puntiagudo pezón.
Los tomó y mamó un buen rato hasta que su atención se dirigió hacia sus axilas. Las olíó profusamente embriagándose con su aroma. Ella reía indicándole que le hacía cosquillas mientras empezaba a acariciar si bulto por encima del pantalón. Acabo de desprenderle su vestido-bata y quedó, desnuda, únicamente con sus grandes bragas blancas, ofreciéndole una maravillosa visión de su cuerpo y de sus esbeltas piernas.
La atrajo hacía él y empezó a acariciarla, le comía la boca mientras sus manos se dirigían hacia sus nalgas, apretándolas con fuerza, separándolas e introduciendo el dedo anular por todo el orificio, rozando su ano.
Al cabo de un rato lo sacó y se lo acercó a la nariz para no perderse nada de su olor. Debía oler a culo y a sudor, e incluso pude ver que se había manchado un poco de color marrón.

Ella reía mientras le veía oler el dedo y respondiendo a sus risas, mirándola fijamente se lo introdujo en la boca para saborearlo. Volvíó a repetir la operación pero esta vez se lo dió a oler a ella, que frunciendo la nariz dijo "apesta", pero sin dejar de sonreír lo chupó como lo había hecho él antes.

En ese momento me di cuenta que lera que le atraia a los hombres de esta cochina mujer y sus sucios juegos.
Le pidío que se sacará las bragas, ella lo hizo muy despacio, de espaldas a mí.
Fue genial ver como se las quitaba dejando a cada centímetro un trozo de su blanco culo al aire, y cuando ya las tenía por los tobillos, se agachó aún más para terminar de sacarlas, y al hacer eso, flexionó las piernas y sus nalgas se entreabrieron, ofreciéndome por primera vez una generosa vista de su culo abierto, su ano reluciente por el sudor y otras cosas, y su gran coño peludo.


Recogió las bragas y tras inspeccionarlas, se las ofreció. Las tomó y su excitación ya no tenía límites. Pude llegar a ver que estaban realmente adornadas de marcas de flujo en la zona de su coño y de restos de sus pedos y caca en su parte posterior. Me repugna recordarlo.
Él la olíó ávidamente y la chupó como un poseido.
Ella mientras había empezado a desabrocharle la camisa y pantalón, para proseguir bajándole los calzoncillos que ya tenían en la punta la mancha que denotaba su gran excitación. Inmediatamente se apoderó de su miembro y se lo introdujo en la boca, la chupaba de mil demonios, haciendo un ruido exagerado puesto que parecía tener la boca llena de saliva para aumentar el placer.
Con sus manos jugaba con sus grandes bolas y pasaba uno de sus dedos cerca de su ano. Siguió alli y chupando su dedo empezó a follarlo por el culo, primero suave,y después más fuerte, de vez en cuando le sacaba el dedo de su culo y mirándolo a los ojos se lo chupaba diciéndole que también apestaba. Le introducía cada vez más profundamente su dedo en su culo y creo debe haber llegado a su próstata, masajeándola sin piedad.
Eso ya fue demasiado, llegar a su punto g, porque él no pudo evitar acabar dentro de su boca .
Cuando ella notó que se iba a correr, aumento el ritmo de la chupada y con la otra mano que le quedaba libre agarró fuertemente su verga para evitar que la sacará y no paró de chupársela hasta que le vacio toda su leche en su garganta.
Al cabo de un rato la sacó y la pude ver brillante, reluciente de su saliva, sin ningún resto de semen .
Ella lo había ingerido por completo. Ahora ella lo miraba y reía y decía que su semen era muy bueno.

Luego lo beso en la boca, y apartando lo que había encima de su escritorio la puso tumbada de espaldas. Le separó los muslos y ante él apareció todo su gran coño en su esplendor. Era tan peluda y estaba brillante de excitación. Enseguida le separó los labios con sus dedos y acercó su boca a su sexo. Primero solo con la boca, luego alternando su boca con sus dedos que lo follaban rítmicamente. Se corrió dos veces entre fuertes jadeos.

La dió vuelta y la colocó a cuatro patas para que le ofreciese su culo.

Si su coño lo excitaba, más lo fue la visión de su peludo ano, entreabriéndose.
Le separó casi violentamente las nalgas, y así podía ver como se abría y cerraba.
A su lengua siguieron sus dedos y pude ver como entraban hasta tres sin dificultad.
Ella gemía y gozaba.
Y la verga de Andrés y de todos mis compañeros quedaron exhaustos, y comprendíeron que esto sólo era el principio de una esplendida relación y que aun quedaban muchas partes de su cuerpo por explorar .
Todos estan a mil, pensando quien será el próximo, que le deje su semen a la singular mujer.
Alli los veo mirando por la cerradura de la oficina contigua - mejor dicho por la puerta entreabierta- este primer polvo que Fela, pudo experimentar con uno de estos cochinos hombres.

Autor & Voz: EROTICAMONICA
Para los que me piden poder guardar el audio les doy el link rapishare
http://rapidshare.com/files/179617323/Con_una_cochina_mujer.wma

°
°
°

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada